Todos los niños y jóvenes del mundo, con sus fortalezas y debilidades, con sus deseos y expectativas, tienen derecho a la educación. No son nuestros sistemas educativos los que tienen el derecho a determinados tipos de niños. Por lo tanto, es el sistema escolar de cada país el que tiene que ajustarse para cubrir las necesidades de los niños” B. Lindquist (1994)
De todos los derechos civiles por los que el mundo ha luchado y peleado durante 5000 años, el derecho a aprender es, sin duda, el más fundamental”. W..B. Dubois (1049)
La mejora escolar es un proceso lento, no lineal, que no se puede entender dentro de un paradigma tecnológico y racional. La mejora, por el contrario, es un proceso gradual, en espiral, en el que hay que pasar por una serie de etapas”. Paulino Murillo Estepa.

Abramos el debate

Convirtamos las jornadas en encuentros. Un espacio abierto a la tertulia dialógica proponiendo las preguntas en torno a las que nos gustaría trabajar a lo largo de la mañana.

Educación con calidad equitativa

La educación pertenece al universo de la ética (la educación inclusiva como una oportunidad ética), la justicia social, la democracia (la educación inclusiva como un modelo del tipo de democracia que nos gustaría ver en toda la sociedad) y la equidad, que es todo lo contrario a la lógica de los méritos, la rentabilidad y la eficiciencia que a veces predomina en el debate educativo.

Garantizar una educación de calidad para todos y todas nos obliga también a hablar del reverso de la inclusión, la exclusión, entendida no sólo como el proceso que deja fuera de la escuela sino también como los procesos que se dan dentro del propio sistema escolar, en centros y aulas, y que impiden “la satisfacción del derecho a la educación plena y con sentido, que debería garantizarse a todas las personas (Factores de exclusión educativa en España, 2017, UNICEF)

La escuela inclusiva debe construir espacios sociales democráticos y participativos, socialmente enriquecidos, que faciliten el aprendizaje y pongan el énfasis en el interés por convivir, aprender, comprender, comunicar, relacionarse, actuar y proyectarse hacia los otros grupos. (Heziberri 2020)

Abordar la repetición, el abandono escolar temprano, el fracaso escolar, el absentismo y la desafección o “ausentismo”

“Una parte importante del alumnado no se considera inetresado por los contenidos del aprendizaje, ni se sienten retados por las actividades que se desarrollan en los centros educativos. Sienten que su voz y sus opiniones no cuentan demasiado en el funcionamiento de las estructuras de participación y de gobierno de los centros educativos”. José Gimeno Sacristán, (2013)

Un factor importante del fracaso escolar reside en el hecho de que el profesorado estamos más preocupados por transmitir correctamente una información que por entender por qué el alumnado no la comprende”. Neus Sanmartí (2007)

Si algo hemos aprendido sobre el cambio educativo es que la solución ante los enormes desafíos que enfrenta hoy la educación no pasa ni por una vuelta al pasado, ni por más de lo mismo, reforzando los sistemas actuales en una huida hacia adelante, ni por acabar con la escuela institucionalizada a favor de nuevos de mecanismos de mercado. Pasa por más escuela, pero una escuela distinta. La escuela necesita un cambio profundo a través de un proceso de re-escolarización, caracterizado por una nueva cultura del aprendizaje basada en el fomento del diálogo, la atención al desarrollo personal, la confianza, la cooperación, las emociones, el aprender haciendo y el aprendizaje continuo, y por una cultura organizacional caracterizada por la colaboración, la innovación, la autonomía, el reconocimiento y la atención a la diversidad y la apertura y la vinculación con las familias, la comunidad y el entorno. 
Carlos Magro (2018)

Una parte importante del alumnado no se considera inetresado por los contenidos del aprendizaje, ni se sienten retados por las actividades que se desarrollan en los centros educativos. Sienten que su voz y sus opiniones no cuentan demasiado en el funcionamiento de las estructuras de participación y de gobierno de los centros educativos”. José Gimeno Sacristán, (2013)

El ámbito de las experiencias de aprendizaje no se reduce a la escuela, sino que hay otros ámbitos además de la familia y la escuela, como los de la calle, el pueblo o ciudad, espacios de ocio, medios de comunicación social, etc., en los que se aprende de forma significativa a lo largo de todo el día y de toda la vida. Todos estos espacios son potencialmente educadores y se han de tener en cuenta de forma integral. (Heziberri 2020)

Redefinir el derecho a aprender pasa por hacer que nuestras escuelas giren en torno a las personas que aprenden y a sus aprendizajes.Linda Darling Hammond (2001)

Pasa por fomentar “prácticas centradas en los aprendices y centradas, igualmente, en el aprendizaje, que presten atención, por lo tanto, y de forma simultánea, a las necesidades de alumnos diferentes y a las demandas de contenidos desafiantes. Linda Darling Hammond (2001)